Manilva se burla de las normas de accesibilidad

Resultan increibles algunas imágenes que podemos ver por nuestras calles cuando intentamos acceder a espacios, teóricamente públicos, y comprobamos cómo la administración olvida las normas básicas de respeto a los ciudadanos, como es la legalidad vigente.

En este caso podemos ver un espacio público en Manilva (Málaga), concretamente en la calle Duquesa de Arcos, donde en la construcción del acerado se ha primado especialmente la entrada de vehículos, muy conseguida para que no tengan ningún bachecito al entrar a sus garajes, pero… ¿qué ocurre con los itinerarios peatonales?

Como puede verse, a tan sólo unos metros, la norma básica de accesibilidad brilla por su ausencia. No se ha rebajado ni un centímetro el bordillo de la acera, e incluso se han colocado bolas (segunda infracción evidente) a un lado de la calle a modo de bolardos. Esta falta de respeto por los espacios públicos sigue siendo evidente en el resto de la calle y otras zonas cercanas, aunque en el ejemplo de la fotografía resulta más insultante al evidenciar cómo los responsables locales se preocupan de los vehículos y olvidan de las personas.

Rebajes

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*