Aviso a navegantes

BurrocraciaA nuestr@s estimad@s polític@s, funcionari@s, técnic@s, y cargos varios de las Administraciones e Instituciones Públicas.

Hasta el momento confiamos en dos formas de comunicarnos con ustedes (los rezos no han sido admitidos por nuestros socios, de momento) para trasladarles nuestras peticiones.

La primera es verbalmente, mediante reunión presencial, que acaba ahí en caso de que consideren nuestras propuestas, resolviendo la cuestión con alguna actuación o haya explicación sobre el motivo por el que no son viables.

La segunda, en caso de que no sea posible la primera o nos pidan exprésamente que “cualquier comunicación se haga por escrito” será, como así nos piden en ocasiones, mediante el correspondiente procedimiento administrativo.

Aclaramos esto para que luego no se quejen si les parecen “demasiados papeles”. Cuando las cosas se hacen por escrito se hacen con las formalidades de la Legislación aplicable en su caso, pero no para que se archive en la papelera más cercana o en algún cajón olvidado por ahí, ni para que luego nos vengan con que “mejor lo hablamos”.

Si no hay contestación por escrito, exigiremos información sobre plazos y efectos del silencio administrativo, la identificación de las autoridades o personal responsables del expediente, el certificado de silencio administrativo en su caso, la apertura de expediente disciplinario si entendemos que alguien no cumple sus funciones, recurriremos en reposición, en alzada, en el contencioso-administrativo si es necesario, sin descartar la queja a las instituciones competentes. Y sobre todo exigiendo el cumplimiento del art. 113.3 de la Ley 30/92 por el que cualquier resolución debe tener en cuenta todas las cuestiones planteadas. Si quieren pasar por alto alguna cuestión planteada, no se avergüencen, pero en lugar de hacer una resolución en falso preferimos que nos den el certificado de silencio administrativo y nos vemos en el Contencioso, que seguro que a su señoría le podrán explicar mejor sus motivos.

Por eso, a las administraciones que contestan a nuestros socios en más de una ocasión con eso de que “cualquier petición debe hacerla usted por escrito”, les recordamos que entendemos perfectamente el castellano y somos muy obedientes, pero luego no nos vengan con quejas porque es el procedimiento que ustedes, voluntariamente, han elegido como medio preferente de comunicación.