Un ejemplo a seguir en transparencia municipal.

El Ayuntamiento de Torrelodones (Madrid) ha publicado la contabilidad de cada Grupo Político Municipal en la web del Consistorio. Esta contabilidad obedece a las asignaciones que reciben de fondos públicos para el desarrollo de la actividad de cada grupo.

Existen dos partidas posibles: una cuantía fija por grupo y otra variable en función del número de concejales, que cada Ayuntamiento puede establecer a su manera. En San Roque (Cádiz) por ejemplo perciben 400 euros por cada concejal mensualmente, por lo que hay partidos que reciben más de 130 mil euros cada periodo corporativo.

Sin embargo, la contabilidad obligatoria que cada grupo debe llevar de estos gastos sólo se expone al pleno cuando éste lo pide. Matiz que utilizan muchos Ayuntamientos para evitar que esas contabilidades sean públicas. En el caso de San Roque, se solicitó información sobre estas cuentas en el año 2.013, pero no parece existir interés alguno en que los ciudadanos sepan cómo se gastan sus impuestos.

El caso de San Roque es más grave si cabe cuando, al parecer con informe jurídico de la propia Secretaría General, se ha autorizado el reparto de estas asignaciones de grupo entre ediles que dejaron de pertenecer al mismo. Como puede verse por el ejemplo de Torrelodones, cuando un Grupo Municipal no justifica el gasto, la cantidad sobrante se devuelve a las arcas municipales. En la mayoría de Ayuntamientos suponemos que “no sobra nada”, pero tampoco sabremos en qué se lo gastan, salvo en San Roque, que se reparte para uso y disfrute particular entre los ediles que abandonen su grupo municipal cuando éste deja de existir.

Falta saber qué Ayuntamientos consideran este ejemplo de Torrelodones digno de seguir y lo imitan, aunque lamentablemente no hay muchas esperanzas de que eso ocurra.

S13040