Accesibilidad para políticos demagogos.

En estos días hemos visto celebraciones y actividades con el objetivo de concienciar, sobre todo a los más pequeños, de la importancia de que todo sea accesible para todos. De la igualdad de oportunidades en definitiva.
La chispa salta cuando quienes promueven esas acciones tan solidarias son los mismos que crean día tras día barreras que serían fácilmente evitables, dando muestras de una demagogia sin límites sólo al alcance de unos pocos. No podemos evitar la sensación de que algo falla en un sistema en el que ciertas personas presumen de que tal o cual charla a los niños para concienciarles mientras demuestran activamente que ellos mismos no han aprendido nada. Y para muestra, unos botones:

EUPSAEn la Escuela Politécnica Superior de Algeciras no se les ha ocurrido otro adorno para la escalera que esta plataforma. y digo adorno porque si cualquiera intenta acceder a los mandos para usarla de forma autónoma comprobará varias problemas. Primero que por la altura de los mandos difícilmente vamos a poder llegar desde una silla de ruedas. Pero luego, si osamos intentarlo, deberemos sortear el imprescindible banco para sentarse los alumnos que han colocado en la parte superior, o la impresionante mesita para folletos y publicidad variada que han colocado abajo. ¿La solución?: según los presentes llamar al conserje, aunque en tantas charlas sobre accesibilidad nadie explica que haya que depender de otros para ejercer un derecho fundamental como la igualdad de oportunidades. ¿Seguimos paseando?

Parada Bus Algeciras Ahora intentemos coger un autobús. Mucha publicidad sobre lo accesibles que son, cuentan con rampa de acceso, pero… ¿cómo saltamos desde la parada?… Ahh… que a ningún técnico o responsable se le ocurrió que poner un bordillo que sobrepasa casi el doble el máximo de altura permitido por la normativa fuera un problema… como quedan tan bonitos… En este caso no hay empleados municipales que ayuden a bajar a nadie, así que… a depender de la caridad y paciencia del conductor y pasajeros por si se puede subir… algún día. El sitio es la Playa de Getares, en Algeciras, y también cuenta con unas excelentes barras anti-motos en su acceso trasero para prohibir el paso a los ciudadanos que pretendan entrar por ahí.

Antimotos que vulneran total y absolutamente cuanta normativa de accesibilidad exista, pero que siguen creciendo en las ciudades con la permisividad de las autoridades. Estas barreras no se saltan ni con la ayuda de una docena de buenos samaritanos, por lo que, en el caso concreto de esta plaza (Plaza del Paraíso creo que se llama, en Algeciras) el acceso resulta imposible para determinados ciudadanos. Prohibido por la autoridad competente. En otros, se pueden buscar itinerarios alternativos. Y luego van a charlitas sobre accesibilidad y salen tan anchos.

Cinecite1Este es otro de los claros ejemplos de cómo el interés de las empresas puede primar sobre el de los ciudadanos. En el Ciné Cité de Los Barrios no se les ocurrió otra que cerrar con barreras de hormigón el ancho disponible para el paso de sillas de ruedas, justo en las plazas de discapacitados y todo el perímetro del aparcamiento. ¿Resultado?: imposible entrar con una silla de ruedas. ¿Motivo?: el alunizaje varios días atrás de vehículos en una tienda de telefonía del centro comercial.

Lo más curioso es que al parecer “nadie lo había visto”, ningún irresponsable municipal se daba por aludido, y sólo tras denunciarlo la Policía Local obligó a abrir una zona de acceso.

Baden1Baden2En esta ocasión podemos apreciar cómo nuevamente ciertos irresponsables, a los que además luego se les ve acudir a charlas sobre accesibilidad (a dormir supongo, porque no parecen enterarse) crean barreras a cada día. Aunque la normativa es clara respecto a los pasos de peatones, en San Roque insisten en elevarlos sobre la acera creando estos escalones que dificultan el acceso.

Con un carro de bebé aún es posible sortearlos, pero con una silla de ruedas entrar al paso de peatones se complica bastante. ¿Por qué construyen esas barreras?, ¿tan inconscientes pueden llegar a ser? Pues en la zona en cuestión de estos ejemplos incluso tienen un Delegado de zona que, además de cobrar 3 mil euritos al mes, pasa a diario por ellos… eso sí, luego irá a charlas sobre accesibilidad y “concienciará” a los niños sobre la importancia de cumplir la normativa y tal y tal… ¡a ver para cuándo se aprende la lección!

Ascensor 1Y por último, de momento, aquí tenemos un ejemplo más de cómo las instituciones se doblegan ante las empresas. Esta es la entrada al ascensor del Ayuntamiento de San Roque. ¿Medidas del acceso?… no hay que sacar la regla para ver que son insuficientes. Pero como ocurría en el Cine de Los Barrios, vuelve a anteponerse el ánimo de lucro a los derechos de los ciudadanos.

No podían permitir que los empleados pasaran la mañana sin poder comerse unas patatitas, así que… ¿qué mejor lugar para instalar las máquinas que en la puerta del ascensor? Si luego alguien no puede pasar le invitamos a unas y todos contentos.

Igual había que meter esas máquinas en el despacho de la Alcaldía si son tan importantes, que seguro que allí no estorban. Lamentablemente basta salir a la calle para encontrar centenares de ejemplos casi en cada calle. Eso sí, no faltarán políticos que salgan a hacerse la foto de rigor en charlas sobre accesibilidad mientras permiten e incluso firman actuaciones que cada día nos ponen más difícil una accesibilidad real.